Estrategia de aplicaciones móviles para el Ayuntamiento de Barcelona

El Ayuntamiento de Barcelona confió en Metodian para hacer un informe sobre su ecosistema de aplicaciones móviles y pidió un análisis centrado en tres aspectos diferentes: el proceso antes de decidir qué aplicaciones se hacen y cómo se llevan a cabo técnicamente, la conveniencia del actual volumen de aplicaciones y de qué modo se comunican a los ciudadanos.

Como es bueno que pase en cualquier elemento de presencia digital, el ecosistema de aplicaciones móviles de una administración pública local debería mantenerse en unos términos balanceados entre lo suficientemente amplio como para dar un servicio abundante, variado y rico al ciudadano, pero a la vez lo bastante moderado como para justificar los esfuerzos de creación, mantenimiento y actualización que signifiquen.

Metodian realizó un benchmark con el ecosistema de aplicaciones moviles de ciudades comparables a Barcelona para entender qué productos están poniendo a disposición de sus ciudadanos, cómo trabajan con las plataformas existentes, el número de aplicaciones que publicita cada ciudad y si tienen un directorio para facilitar el acceso o no.

El informe realizado tras el análisis también sirvió para trasladar a las partes interesadas información en asuntos tales como de qué forma los proveedores suelen trabajar con componentes de código abierto para construir aplicaciones, cómo funciona el proceso de revisión antes de publicar una aplicación en la App Store de Apple o en Google Play, cómo funciona las tecnologías de marketing de proximidad, cómo comunicar mejor a los ciudadanos y al público en general los esfuerzos en este campo y temas vinculados a la intersección entre las cuestiones de normativa legal y tecnología, entre otras cosas.

El análisis se elaboró procurando tener en consideración todas las cuestiones señaladas inicialmente por el cliente para incorporar en el informe elementos de manera transversal, cuando pudieran ser útiles, en unas recomendaciones generales de nueva gestión del ecosistema de aplicaciones digitales que se propuso como más adecuado y harmonioso con el Plan “Digital de Barcelona 2017 – 2020 – Transición hacia la soberanía tecnológica”, que busca llevar la estrategia de posicionamiento digital de la ciudad a un paradigma superador de la auto denominación como “smart city” para avanzar “hacia una ciudad abierta, equitativa, circular y democrática”.

Subir